paola basaure y líneas de transmisión sostenibles

El reto de la sostenibilidad en el sector energético

Este desafío es fundamental para el desarrollo a largo plazo de las empresas y comunidades. Paola Basaure Barros explica que la coherencia y el diálogo son necesarios para la gestión y la protección de los recursos.

La sostenibilidad hoy es entendida como los procesos o la capacidad de satisfacer las necesidades actuales de las empresas sin comprometer las condiciones de las futuras generaciones. Este concepto plantea una visión a largo plazo y con criterios claros estables en el tiempo.

Paola Basaure Barros, vicepresidenta de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de Transelec, lidera iniciativas que abordan estos desafíos desde su posición en la empresa de transmisión energética más grande del país.

Hoy, esto es esencial en el contexto de proyectos energéticos y sus futuros desafíos. Pero, ¿qué considera específicamente la sostenibilidad? Este concepto se cimenta en tres pilares fundamentales: ambiental, económico y social.

¿Qué es sostenibilidad?

«La sostenibilidad representa un compromiso con la gestión responsable de los recursos naturales, buscando minimizar el impacto ambiental para proteger y fomentar la regeneración de nuestros ecosistemas”, señala Paola Basaure y agrega que “este enfoque es crucial para las empresas que desean prosperar respetando el equilibrio de la naturaleza”.

En el ámbito ambiental, la relevancia de la sostenibilidad se magnifica ante proyectos de gran envergadura que afectan tanto entornos naturales como urbanos, donde se deben considerar y mitigar externalidades en colaboración con las comunidades involucradas.

Económicamente, la sostenibilidad se traduce en buscar la eficiencia y asegurar la viabilidad a largo plazo de las inversiones y proyectos, no solo en el sector energético sino también en otras áreas de desarrollo.

“Desde la perspectiva social, la sostenibilidad es sinónimo de equidad y participación activa, garantizando que los beneficios de la transición energética y otros avances sean compartidos y accesibles para todos los miembros de la comunidad”, agrega Basaure.

¿Por qué es necesario ser sostenible en el sector energético?

Según el Informe sobre Transición Energética en América Latina, el 45% de las empresas eléctricas considera que la transición a fuentes de energía sostenibles es una prioridad absoluta.

Por otro lado, en cuanto a si la transición a la energía sostenible representa una oportunidad o una amenaza para su empresa, el 73% de las compañías respondió que se trata de una oportunidad importante.

Desde su experiencia y puesto ejecutivo en Transelec, Basaure destaca la importancia de la participación ciudadana y el vínculo con las comunidades en el desarrollo de proyectos sostenibles para alcanzar estos objetivos.

Según la Política Energética Nacional de 2022, que se actualiza cada dos años, los desafíos son cambiantes por lo que este documento sirve de guía para discutir y avanzar en nuevos acuerdos sobre la visión del sector energético y los compromisos necesarios para alcanzarlos.

Actualmente, la energía es responsable del 77% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Chile.

Esta nueva política energética reconoce la importancia de enfrentar la crisis climática con determinación, abordando tanto la mitigación como la adaptación, para movilizar acciones públicas y privadas e impulsar cambios en todos los niveles, desde el transporte y la industria hasta el comercio y los hogares.

Formas para implementar la sostenibilidad energética

La transición energética es una realidad global, impulsada por el crecimiento de las energías limpias y el reto de frenar la crisis climática.

En Chile, cuando las ventajas de los recursos energéticos renovables se combinan con el desarrollo tecnológico y políticas públicas adecuadas, se genera una interacción beneficiosa y llena de oportunidades.

Para lograr ese vínculo y sobre todo que sea sostenido en el tiempo, Paola Basaure explica desde su experiencia en la evaluación, desarrollo e implementación de proyectos, que es más que necesaria una combinación de políticas gubernamentales claras.

Por ejemplo, inversiones en tecnologías renovables y una fuerte participación en el mercado global de hidrógeno verde pueden hacer del país un polo de liderazgo en la materia.

En cuanto a las formas, Paola Andrea Basaure comenta que “el camino hacia la transición involucra planes de infraestructura que apoyen la expansión de, por ejemplo, la capacidad de electrolizadores para la producción de hidrógeno verde, reduciendo la dependencia de combustibles fósiles y disminuyendo las emisiones de carbono”.

El valor de los procesos de participación ciudadana

Más allá de los marcos de la transición energética, el principal desafío del sector, Paola Basaure destaca que la integración de nuevas tecnologías y la penetración de energías limpias debe ir acompañada de políticas claras de sostenibilidad que permitan reforzar la relación con las comunidades cuando se trata de participación ciudadana. Esto permite mantener un compromiso social consciente y duradero.

En la actualidad, según la Agencia Internacional de Energía (IEA), es primordial que las empresas no sólo se enfoquen en la rentabilidad económica, sino también en el impacto ambiental y social de sus actividades. Para una implementación exitosa y equitativa, los procesos de participación son materia prima para sentar bases y marcar estándares.

La participación ciudadana en los proyectos energéticos es una etapa muy relevante para garantizar el desarrollo sostenible y la aceptación social de estas iniciativas a nivel mundial.  ¿Qué se necesita para lograrlo? “Las metodologías pueden abarcar consultas públicas, talleres de trabajo, paneles de discusión y comisiones que integren a diversos actores y la sociedad civil”, detalla Paola Basaure.

quien es paola basaure barros
Paola Basaure Barros, Vicepresidenta de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de Transelec.

Esto con el fin de informar a la población sobre los beneficios y riesgos de los proyectos, promover una convivencia armónica y gestionar, en los casos que se requiera, el emplazamiento de la infraestructura en colaboración con autoridades y comunidades, recogiendo sus inquietudes y necesidades.

La Organización de las Naciones Unidas destaca la participación ciudadana como un componente crucial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, especialmente en proyectos con gran impacto ambiental y social.

La inclusión de las comunidades en el diálogo y desarrollo de proyectos fomenta la construcción de relaciones de confianza y ayuda a mitigar posibles conflictos socioambientales.

En este contexto, adoptar una actitud corporativa proactiva y medidas efectivas puede marcar la diferencia en el crecimiento paralelo de empresas y comunidades. Paola Basaure de Transelec subraya que uno de los pilares de la política de sostenibilidad de la empresa es justamente la vinculación comunitaria.

El desarrollo de nuevos proyectos de transmisión en empresas como Transelec se aborda desde una perspectiva multidisciplinaria que integra las dimensiones ambiental y social desde la planificación y estudios iniciales hasta la fase de operación.

Según Basaure, el valor del diálogo abierto es fundamental, porque «es lo que redefine los liderazgos en un mundo dominado por la urgencia ambiental. Si no somos capaces de contribuir como actores de cambio y diálogo, no lograremos alcanzar el desarrollo conjunto», reflexiona.